El precio de un seguro depende de muchos factores, como el tipo de seguro, la edad del asegurado, el historial de reclamaciones, el valor del objeto asegurado, entre otros. La compañía de seguros evalúa estos factores y determina el precio de la prima.
La cobertura de un seguro es el alcance de la protección que ofrece el seguro. Por ejemplo, en un seguro de automóvil, la cobertura puede incluir daños a terceros, daños propios, robo, responsabilidad civil, entre otros.
La franquicia es la cantidad de dinero que el asegurado debe pagar de su bolsillo antes de que la compañía de seguros comience a cubrir los costos de un siniestro. Por ejemplo, en un seguro de automóvil con una franquicia de 500€, si los daños son de 1,000€, el asegurado pagaría los primeros 500€ y la compañía de seguros cubriría los otros 500€.